Asociación para el Avance de las Ciencias Sociales en Guatemala

http://avancso.codigosur.net

¿Por qué consultar?

Columna de Opinión escrita por el Equipo PICTA. La columna fue el Editorial del Noticiero Maya K’at de la Federación Guatemalteca de Educación Radiofónica FGER el27 de octubre del 2016.

Se dice que la consulta es un acto de pedir una opinión, un consejo a alguien, debido a que tiene conocimiento del tema o porque la acción que se va a realizar le afecta directamente. El Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes de la OIT, en su artículo seis, indica que los gobiernos deberán consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente.

Por medio de un comunicado, en la página electrónica de la Organización Internacional del Trabajo, el día trece de junio del año 1996, se da a conocer de manera oficial que se aceptaba la decisión del Estado guatemalteco de ratificar el Convenio de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales. En esta revalidación, el Estado guatemalteco asumía un compromiso formal de ser garante de los derechos de los Pueblos Indígenas.

En ese sentido, comunidades que son afectadas en sus derechos individuales y colectivos apelan a su derecho de ser consultadas bajo esta norma, que les asiste legalmente, y los que el Estado guatemalteco asumió el compromiso de respetar. Sin embargo, debemos reconocer que la “consulta, libre previa e informada” ha sido manipulada por intereses particulares sin que el Estado sea garante de su aplicación.

A los pueblos indígenas siempre se les ha tildado de “ignorantes”, “salvajes”, “retrasados”, entre otros apelativos racistas y discriminadores, por ello se imponen proyectos capitalistas con la idea de llevarles “desarrollo”. Sin embargo, este “desarrollo” no es desde la visión de los pueblos, es un “desarrollo” a conveniencia de intereses particulares, un desarrollo impuesto, no consultado.

Muchas ciudadanas y ciudadanos guatemaltecos, se preguntan ¿Por qué consultar? Nos preguntamos si han reflexionado alguna vez ¿Qué haría si a su propiedad privada llegan a imponer una idea o proyecto sin consultarle? Cualquier individuo exigiría se le pregunte si está de acuerdo o no; pediría suficiente información. Antes de iniciar cualquier acción en su espacio privado, exigiría la garantía de sus derechos humanos, y si ya han sido violentados, exigiría se le restituyan. Es exactamente lo mismo que pasa con los Pueblos Indígenas. Sin embargo, en el imaginario social esto es ser “retrasado”, por exigir se les consulte previamente.

El consultar va más allá de un sí o un no, es la vida que está en juego, y no solo la humana, sino las otras vidas y de las generaciones futuras. Muchos abuelos y abuelas indican que si la defensa de los bienes naturales no se hace ahora, las generaciones futuras solamente escucharán historias de lo que alguna vez hubo sobre la Tierra. Estas palabras llenas de sabiduría, lamentablemente ya se empiezan a hacer realidad: se ven ríos casi secos, contaminados; fuentes de agua que van desapareciendo… el agua no viene del chorro.

Entonces ¿Es válido informar previamente a los pueblos sobre los proyectos que afectarán las vidas? ¿Es válido realizar la consulta a las poblaciones y Pueblos Indígenas que defienden los elementos naturales, patrimonio de todas y todos los guatemaltecos? ¿Es válido que se criminalice a lideresas, líderes, comunidades y Pueblos que exigen sus derechos en defensa de la VIDA? Conteste usted estas preguntas antes de repetir estereotipos racistas y discriminadores hacia quienes exigen sus derechos.

Guatemala, 27 de octubre del 2016.

Última modificación: 3 de noviembre de 2016 a las 14:12
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.