Asociación para el Avance de las Ciencias Sociales en Guatemala

http://avancso.codigosur.net

Libros que vale la pena leer

Columna de Opinión escrita por Clara Arenas Bianchi Directora Ejecutiva de AVANCSO. La columna fue el Editorial del Noticiero Maya K’at de la Federación Guatemalteca de Educación Radiofónica FGER el 23 de abril del 2015

Una de las preocupaciones que oímos reiteradamente cuando se habla de la formación de la juventud guatemalteca es la de su escasa disposición a la lectura. Con frecuencia escuchamos a maestros de todos los niveles expresando su disputa cotidiana con la gran cantidad de estímulos que compiten por la atención de sus alumnos y alumnas. Las maestras de preprimaria deben hacer cada vez más esfuerzos por lograr la atención de sus pequeños en clase y mantenerla lo más posible, pero los catedráticos universitarios se ven también obligados a ganarse la atención de sus estudiantes que están constantemente tentados a chequear sus redes sociales; a veces los profesores logran incorporar la tecnología en clase, a veces no. El que los alumnos tomen fotos en lugar de tomar notas desanima no pocas veces a profesores y profesoras que conocen las ventajas de hacer notas propias, por el trabajo en la memoria de la persona…. y no de la cámara. Hay esfuerzos múltiples por generar el hábito de la lectura en niños y jóvenes: “rincón de lectura” en el aula; clubes de lectores; cuentacuentos, etc., que seguramente lograrán introducir el interés por la lectura en algunos, pero serán pocos.

Planteamos este panorama sobre la lectura porque el mismo interpela a aquellos que como AVANCSO, la Editorial Universitaria y la Universidad Rafael Landívar, insistimos en publicar libros. ¿Por qué insistir si los mensajes de 40 palabras en el twitter es lo que más convoca hoy? ¿Por qué insistir si el tiempo de lectura concentrada parece reducirse cada vez más entre la población? Insistimos porque creemos que el libro es un amigo que puede acompañar al lector a todas partes y, como buen amigo, plantearle problemas y posibilidades insospechadas hasta antes de su lectura. Insistimos porque el libro recoge y guarda historias que han sido contadas y que luego de su lectura podrán de nuevo ser contadas y pasar de boca en boca, como toda buena historia. Y podrá también el libro recoger y guardar las notas y reacciones del lector que, al anotarlas en el libro, habrá entrado en diálogo con el autor así como con las fuentes de éste. Insistimos porque hay autores, del mundo de la ciencia, del mundo de la ficción, del mundo de la poesía, etc., que merecen ser leídos, porque tienen cosas importantes que comunicar. Insistimos porque hay un goce particular en la lectura de libros bien escritos, ya sean éstos científicos o literarios, cuya propuesta estética es un regalo para lectores y lectoras. Insistimos, no para menospreciar nuevas formas de comunicación y de arte, sino para mantener al mismo tiempo esta forma particular de arte comunicativo que es un libro profundo y bellamente escrito.

Hacemos coincidir este día 23 de abril, Día Mundial del Libro, durante el que se conmemoran los fallecimientos de dos autores que son los más importantes en sus respectivas lenguas: Cervantes y Shakespeare, con esta reflexión sobre el propio quehacer de AVANCSO, centro de investigación en ciencias sociales, que publica libros. Y que ha tenido en los últimos años la oportunidad única e irrepetible de coeditar con la Editorial Universitaria y el Instituto de Investigación del Hecho Religioso, de la URL, la colección de Escritos de Ricardo Falla, sj, titulada Al atardecer de la vida… , una colección de ocho volúmenes de los que ya se encuentran en las librerías y a disposición del público los primeros tres. No se trata de libros pequeños ni fáciles por su contenido, pero sí se trata de contenidos indispensables para aprehender la compleja historia reciente de nuestro país, vista, de acuerdo con la posición epistemológica de su autor, desde la perspectiva de los pueblos y comunidades más pobres. Y se trata igualmente de libros bellamente escritos, cuidadosamente construidos por su autor que son, efectivamente, un regalo para quien los lee. Contienen historias, narraciones, relatos sobrecogedores de intenso sufrimiento tanto como de encuentro de nuevos caminos y esperanzas, que aquel y aquella que lee podrá valorar de una u otra forma, pero que seguramente no lo dejarán indiferente. Son al mismo tiempo, sobre todo el tercer volumen y los que pronto le seguirán, estudios antropológicos e históricos rigurosos que mueven a la academia misma al debate sobre la interpretación de la historia de la guerra en Guatemala y a la pregunta sobre su propio sentido hoy en día.

Publicamos libros como éstos porque son libros que vale la pena leer y, más aún, que deben ser leídos una vez que ha habido autores, como Ricardo Falla, que han sido capaces de escribirlos.

Guatemala, 22 de abril del 2015.

Última modificación: 23 de abril de 2015 a las 14:06
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.