Asociación para el Avance de las Ciencias Sociales en Guatemala

http://avancso.codigosur.net

La niñez y adolescencia en Guatemala, una crónica de tragedia y barbarie

Columna de Opinión escrita por Danilo Rivera de la unidad de comunicación. La Columna fue el Editorial del Noticiero Maya K’at de la Federación Guatemalteca de Educación Radiofónica FGER el 30 de marzo del 2017.

La tragedia en el Hogar Virgen de la Asunción, el 8 de marzo recién pasado y que ha cobrado ya la vida de 41 niñas y jóvenes, hizo que la comunidad nacional e internacional colocara de nuevo sus ojos en Guatemala. Este repudiable acto contra las niñas ha generado un sin número de condenas, enojos, tristezas, impotencias colectivas, obligando a cuestionarnos como Estado, nuestro relacionamiento con las personas menores de edad.

Pensar en el horror que vivieron las niñas y adolescentes en este “hogar seguro”, muchas de ellas ya traían consigo una historia de abusos y violencias, para que todavía en este hogar “de protección” se les abusara, violara, violentara e inclusive involucrara en redes de trata de personas, tráfico ilícito de migrantes y prostitución; no hay forma de explicar ese nivel de mafia, podredumbre humana, ética que ha hecho de la niñez y adolescencia una mercancía.

Hoy ha quedado al descubierto que las mafias, están incrustadas en el aparato estatal; si en un hogar de protección suceden estas cosas, no quiero imaginar lo que sucede en el resto de la institucionalidad estatal.

Las preguntas son infinitas, cuando se observan actos tan macabros, como han sido: el asesinato de las niñas a través de no dejarlas escapar del fuego y hacer que sus vidas se convirtieran en cenizas; la no localización de más de 106 niñas que huyeron del hogar y que siguen desaparecidas; el devolver a las niñas y niños a sus familiares o responsables a las condiciones que hicieron que el Estado asumiera su tutela; la falta de registros en el hogar seguro, etc. Todo esto denota la no importancia que el Estado le da a esta población.

Tratando de entender esta situación, las preguntas que me surgen son ¿cómo y cuáles han sido las imágenes de relacionamiento adulto-niñez- adolescencia construidas en Guatemala? vemos entonces, un sin número de formas de relacionamiento que abogan por colocar a la persona menor de edad como sujeto vulnerable, riesgoso o en riesgo, sin voz ni voto, y sujeto de una permanente corrección. Formas que configuran relacionamientos que reproducen el sistema patriarcal, conservador y autoritario que solo fomenta violencia y coerción.

Los retos son muchos, pero me quiero referir a tres:

1. Definir al ente rector en materia de niñez y adolescencia en Guatemala. Si bien la Ley de Protección Integral de Niñez y Adolescencia de Guatemala (LEPINA) establece a la Comisión Nacional de Niñez y Adolescencia como el ente rector, vemos que existe una confusión con el rol y el papel de la Secretaría de Bienestar Social, ello no ha permitido tener claridad sobre quien es realmente el ente rector.

2. Hace falta incrementar las asignaciones presupuestarias en beneficio de la niñez y adolescencia que garanticen entre otros, el ejercicio de derechos como: identidad, educación, salud, seguridad, recreación, alimentación. Guatemala invierte Q.5.00 diarios por niña, niño y adolescente. Debemos elevar esta inversión.

3. Repensar la forma en que nos relacionamos con la niñez y adolescencia. No es posible seguir promoviendo esquemas autoritarios, que violenten a la niñez y adolescencia, no dejándolas expresarse, o estableciendo una comunicación en una sola vía del adulto a la niñez.

Por último, quisiera proponer que en el ejercicio de relacionamiento con la niñez y adolescencia se tomen en cuentan los principios de no discriminación, interculturalidad, no devolución, escucha a la persona menor de edad e Interés Superior del Niño (ISN) como marco que posibilite otras formas de relacionarnos y de reconocer como sujetos a las niñas, niños y adolescentes.

Según el Comité de Derechos del Niño, el interés superior del niño: “exige de una evaluación clara y a fondo de la identidad de éste, considerando su nacionalidad, crianza, antecedentes étnicos, culturales y lingüísticos, su historia, así como las vulnerabilidades y necesidades especiales de protección, tomando en cuenta su edad y género”. Es decir, no se trata de hacer lo que los adultos consideramos mejor, sino de evaluar estas condiciones y de escuchar lo que la niñez y adolescencia piensa sobre la situación que vive, para garantizarles de esta manera un espacio de seguridad y confianza.

Guatemala, 30 de marzo del 2017.

Última modificación: 30 de marzo de 2017 a las 16:56
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.