Asociación para el Avance de las Ciencias Sociales en Guatemala

http://avancso.codigosur.net

Empezar despacio a deshacer el mundo

Columna de Opinión escrita por Andrea Tock del Área de Estudios sobre Imaginarios Sociales de AVANCSO. La columna fue el Editorial del Noticiero Maya K’at de la Federación Guatemalteca de Educación Radiofónica FGER el 14 de junio del 2015

En enero se avizoraba un año dedicado a la cuestión electoral. Ese evento que ocurre cada cuatro años y que ha convencido a muchos de que vivimos efectivamente en una democracia. Como si la democracia fuera un régimen y no la irrupción de la política, del pueblo, en el orden establecido, generando disenso hacia lo que hasta ese momento era incuestionable.

Con el pasar de los meses, a la cuestión electoral se le ha sumado la lucha contra la corrupción y la inmunidad, así como la demanda unificada de diferentes sectores sobre la urgente reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Mientras escribo estas líneas, existe un proceso de antejuicio contra el Presidente de la República, contra varios diputados, jueces y candidatos a puestos de elección pública. Así mismo guardan prisión personas involucradas en casos de corrupción en aduanas, personas señaladas de realizar contratos anómalos en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y personas que desviaron fondos de la Policía Nacional Civil. No se parece a la Guatemala que siempre hemos conocido.

Y aunque esa perplejidad desemboque en optimismo, no dejo de pensar que éste no debe ser tan grande que ciegue. Creo que al pueblo que ha surgido con una demanda universal –el rechazo a la corrupción- le toca estar atento, para que su voz que ahora ha dejado de ser un mero ruido de fondo, sea una verdadera irrupción política.

Hay que recordar que es el pueblo el sujeto de la democracia y quien irrumpe el orden. En términos de Ranciere, “es la parte suplementaria en relación a cualquiera de las partes contables de la población que hace posible identificar la cuenta de los incontados con la totalidad de la comunidad.” En otras palabras, el pueblo son aquellos quienes no cuentan para el orden. El orden no oye las voces del pueblo porque no las percibe como lenguaje sino más bien como un vociferar. La democracia ocurre cuando los que no tienen parte interrumpe el orden natural de dominación para establecerse como parte, haciendo así visible lo que hasta ese momento era invisible y convirtiendo en discurso lo que hasta ese momento era tan sólo considerado como ruido de fondo. Es en esta irrupción donde posiblemente esté el germen de algo nuevo.

Lo que está pasando en Guatemala –la limpieza de las instituciones y las manifestaciones multitudinarias e multisectoriales- puede ser el comienzo de algo nuevo o puede ser el reacomodo del sistema que hasta ahora ha beneficiado a unos pocos en detrimento de muchos. Puede ser que las élites nacionales se vean obligadas a ceder ante la presión internacional que busca el establecimiento de una democracia liberal eficiente; sin embargo estas élites harán lo necesario por mantenerse, por no caer. Al pueblo le toca estar atento de las negociaciones que ocurren, para que esa demanda universal sea un buen terreno desde el cual se pueda empezar despacio
a deshacer el mundo patriarcal y racista.

Guatemala, 17 de julio del 2015

Última modificación: 17 de julio de 2015 a las 19:11
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.